7 de enero de 2009



Gaza sin gasas

LONDRES.  Por Isaac Bigio

Gaza hoy carece desde gas hasta gasas. Hay escasez en combustibles para calentarse, cocinarse o alumbrarse y también de medicinas y vendas para curarse.

La ofensiva israelí puede devenir en la más dura y sangrienta que hayan recibido los palestinos. Cada día hay un promedio de 60 a 75 muertos y 400 heridos. El conflicto no debe estar lejos de sobrepasar el hecho de que al menos un millar de palestinos pierdan sus vidas.  

Olmert quiere que Hamas no salga airoso como antes lo hizo Hizbolah, quien tenía la ventaja de poderse esconder en las montañas de Líbano y de recibir pertrechos a través de una amplia frontera con un vecino que les apoyaba (Siria). Gaza, en cambio, es una pequeña franja costera rodeada de enemigos.

El gobierno hebreo sabe que no puede re-ocupar permanentemente Gaza ni exterminar al Hamas. Su meta consiste en domarle, al mismo tiempo que busca la reelección, alertar a Irán (a quien acusa de ser el amo del Hamas) e impedir que los sionistas más duros les ganen las elecciones del 10 de febrero.



Israel no acepta tregua y EE.UU. y sus aliados no dejan que la ONU le ponga un parche al conflicto. A pocos días de asumir la Casa Blanca, su Presidente electo deja que quien será su Ministro de Defensa (que es el mismo que hoy tiene Bush) avale esas acciones para luego querer él debutar en su cargo proponiendo colocar una gasa sobre la herida intermediando en condiciones más favorables a Israel.

Isaac Bigio
7 de Enero de 2009

1 comentario:

Juan F. Remolina Caviedes dijo...

Ese dios que alienta los instintos asesinos es el que debemos aniquilar de la conciencia de los hombres.
Un saludo, colega.