23 de octubre de 2007

Quien mucho habla... mucho yerra

[Emulsion-de-Scott.jpg]
Selecciones del Reader's Digest Septiembre 1960
Tomado de
sr. mexicant vintage ads

Ya habíamos anticipado que los implacables guerrilleros vestidos de civil de Bobombia, habían atentado contra el amado líder Bacalao, cambiándole la dosis de emulsión por aceite de ricino, cuyos efectos son fuertes espasmos estomacales y evacuaciones intestinales incontroladas, mejor conocidas como cagadas. Los científicos han determinado con gran precisión la alta toxicidad del ricino, que incluso, en caso del consumo de elevadas dosis del mismo produce daños severos en el cerebro, técnicamente denominado "glandulus cacareus". (A propósito, consúltese la afamada Enciclopedia Científica de las Pingadas.)

Cito de la mencionada Enciclopedia: "Una alta dosis del ricino produce alteraciones cognitivas, morales y emocionales severas en el paciente. Sufre de gravísimas inversiones de valores, hasta el grado de confundir conductas "paracoides mafiosis", con comportamientos de pacíficos muchachos. Padece arrebatos furiosis contra periodistas, críticos de la oposición y cualquier persona que se atreva a disentir, así sea sobre el color de sus calcetines. Y, por último, cae en un degeneramiento severo de la "glandulus cacareus", hasta el punto de olvidar y confundir los conocimientos más elementales, y recetar drogas antitusígenas como estimulantes cardíacos." pp. 897, t. III.

Dicha situación la enciclopedia, dos páginas más adelante, la señala como una personalidad esquizofuríbica, a la que denomina "Sindrome del bacalaus ricinicus", altamente apreciada por los bobombianos furibiósicos.

¡Que Dios nos coja confesados, carajo!

1 comentario:

COMPA dijo...

Y eso que no se le ha agregado la terrible diarrea mental que produce la pesada digestión del concepto HECATOMBE, que en el diccionario Uberrimísta, acogido por la paralengua oficialista, se refiere al acto de salvar torpemente a un pueblo que no quiere ser salvado por el salvador de los campos santos y las fosas comunes.