Loading...

4 de marzo de 2009

Preguntas a José Obdulio Gaviria



Por la importancia de las reflexiones del periodista Néstor Morales, publicadas en EL NUEVO SIGLO, las brindamos aquí a nuestros lectores. Son unas preguntas que señalan una "pequeña radiografía" del sistema actual. Sobran las palabras. También sobran las "indelicadezas" (por decirlo eufemísticamente) del actual gobierno.



 Por NÉSTOR MORALES

José Obdulio, al polígrafo
http://www.elnuevosiglo.com.co/imagenes/lindiv.gif

Hace unos días, Claudia López propuso en Hora 20 someter al polígrafo a unos funcionarios de la Casa de Nariño que podrían aclarar su participación en el escándalo del espionaje a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, líderes de la oposición, periodistas e, inclusive, personajes muy importantes dentro del propio Gobierno. 



Como el primero en pasar por ese polígrafo debería ser José Obdulio Gaviria, a quien apuntan todas las miradas, yo quiero hacer un modesto aporte: un breve cuestionario para que los investigadores del caso nos den luces sobre la personalidad y la estrategia del muy poderoso asesor presidencial.

1. Comencemos con su nuevo empleo como columnista de El Tiempo: ¿esa jugada tiene que ver con su influencia para asignar el nuevo canal de televisión privada, doctor José Obdulio?

2. A propósito, con su hijo como empleado de Planeta, ¿no cree que se les está notando mucho la matrícula?

3. Hablemos de su interés en la televisión. ¿Ha hecho gestiones directas o indirectas para buscarle negocios a su amigo Juan Gonzalo Ángel?

4. Explíquenos esa relación. ¿Es sólo con Juan Gonzalo, o también era con su hermano, Luis Guillermo Ángel, alias Guillo o alias Memo, célebre en el bajo mundo antioqueño hace 20 años?

5. Ya que estamos en el pasado: ¿qué tiene que ver su primo hermano Pablo Escobar Gaviria en su relación con los Ángel?

6. Como pisamos el terreno de Medellín, quisiera preguntarle ¿si es cierto que usted vendía dólares que le regalaban sus primos Pablo y Roberto?

7. Volvamos a su pasión por la televisión y la adjudicación del tercer canal. ¿Es por razones de estrategia política para su jefe Álvaro Uribe o por asuntos comerciales para su amigo Juan Gonzalo?

8. En otro campo, ¿es cierto que usted medió hace cinco años ante el Gobierno para que le adjudicaran a otro amigo suyo de Medellín el negocio de los correos, antes de la liquidación de Adpostal?

9. Si le parece, pasemos a cosas del DAS, otra materia que a usted lo trasnocha: ¿en sus seis años y medio como Asesor del Presidente, ha llamado alguna vez, si o no, a dar instrucciones a funcionarios del DAS? 

10. ¿La información sobre la reunión de Alejandro Santos con el fiscal Iguarán se la dio un amigo, o la verdad, es producto del mismo espionaje que denuncio la revista Semana?

11. En esos almuerzos reservados con el doctor Fernando Londoño, ¿han hablado alguna vez del rumbo que debe tomar el DAS? O de la idea de Pedro Juan Moreno sobre una central de inteligencia unificada?

12. Honestamente ¿le parece grave “chuzar” a esos magistrados, columnistas y senadores, todos enemigos agazapados de este Gobierno? 

13. ¿Fue usted la fuente que entregó información (a Semana, entre otros medios) sobre supuestos vínculos entre el oscuro Asencio Reyes con miembros de la Corte Suprema ? ¿El propósito era desprestigiar a la Corte?

14. ¿Quién, doctor José Obdulio, puso en sus manos esa información? ¿Acaso hombres del DAS?

15. Detengámonos en los medios de comunicación: ¿es cierto que usted ha dicho que Hora 20 le parece otro reducto de las Farc? ¿Y que cuando entraba al estudio tenía que “taparse las narices”?

16. Y sobre la revista Semana, ¿pensaba diferente cuando lo puso en su portada hace 3 años? Ahí le parecía que su director era un hombre lúcido?

17. Finalmente, ¿a usted le parece que las comparaciones con Montesinos no tienen sentido, cierto? ¿Le suena más Fouché, que pasó como usted de los Girondinos a los Jacobinos radicales? ¿Y los agentes secretos y Napoleón, son una feliz coincidencia?

 

Ilustraciones: http://uribestiario.files.wordpress.com 

Tomado de El Nuevo Siglo, marzo 3 de 2009